También es un criterio de elección a tener en cuenta, especialmente para los más pequeños. Es preferible elegir un dispositivo con grandes asas para facilitar la sujeción y evitar así choques o caídas accidentales. Algunos dispositivos están equipados con asas antideslizantes y una correa que su pequeño puede sujetar a su muñeca. También presta atención a la forma y el tamaño de los botones. Si son grandes y anchos, se ajustarán mejor a tus dedos. El último factor a considerar es el peso. Para los más pequeños, un dispositivo que pesa menos de 400 gramos Resistencia Sabemos que todos los niños cometen errores y a veces dejan caer su juguete. Será lo mismo con la cámara. Por eso tendrás que asegurarte de que la cámara es robusta y sólida. Es incluso mejor elegir un modelo de PVC con un refuerzo de silicona. Muchos fabricantes ofrecen a las cámaras para niños una capa protectora que las protege de las caídas. También ofrecen modelos impermeables, que son preferibles porque protegen contra el agua, pero también contra el polvo o la arena.